domingo, 22 de enero de 2012

LOS 7 PRINCIPIOS DE LA CREACIÓN - HERMES TRISMEGISTO, EL KYBALION - REVISIÓN DE LAS LEYES HERMÉTICAS.

Representación de Tot
   Probablemente habrán leído o oído algo acerca del hermetismo o la metafísica, donde se expone que toda la Creación se rige por siete principios o leyes fundamentales.
   Primeramente y antes de ahondar en el asunto, conozcamos un poco más sobre la procedencia de tales principios. Bien, particularmente creo firmemente que su procedencia se remonta a tiempos muy remotos prefaraónicos, y tomo como referencia para ello algunos escritos helenos que hacen referencia a antiguas creencias egippcias que sostenían que un dios llamado Tot los había civilizado y mostrado estas enseñanzas.
   Además, en otros escritos Clemente de Alejandría hace referencia a que los sacerdotes egipcios contaban con cuarenta y dos escritos sagrados que recogían todos los conocimientos dados por Tot.
   Posteriormente los griegos y cristianos residentes en Alejandría cambiaron el nombre de Tot por el de Hermes Trismegisto (Hermes tres veces grande) que era un personaje de la mitología helena.
   Lo que sí es importante es que este personaje, cualquiera que fuera su nombre, estaba dotado de una elevación espiritual notoria y no podía ser menos que un maestro ascendido encarnado en esos tiempos remotos con la finalidad de mostrar el camino.
   Del nombre de Hermes viene el hermetismo, que simplemente es la tendencia filosófica y mística que aglutina estos principios. Más tarde se vuelven a recoger en un escrito denominado kybalion, publicado a principios del siglo XX, y posteriormente surge la metafísica que pone de nuevo en práctica estos principios.

   Como les dije previamente, los principios son 7, sólo que algunos de ellos han sido manipulados o mal entendidos. La realidad sobre el primer principio es bien diferente a lo que aparentemente muestran estas doctrinas. Por tanto, vamos a ahondar en ello.

  • TODO ES ESPÍRITU. 
   Toda la Creación, el Todo, la Fuente, Dios es y se fundamenta en una Realidad espiritual. Sin embargo, este primer principio viene alterado sustancialmente, en tanto en cuanto, se promulga como axioma que todo es mente, que Dios es mente. Y esto es un error de fundamento. La mente así como todo lo que percibimos a través de los sentidos físicos es una irrealidad dentro de la Realidad que es el espíritu. Cierto es que esta irrealidad mental se conforma por concreción energética del Todo para que nos apoyemos en la misma con el fin único de nuestro ascenso evolutivo. Por consiguiente, Dios no es mental, luego Dios es espíritu.
   Lo que ocurre es que vivimos la inmensa mayoría sumidos en la ignorancia y ajenos a la Realidad espiritual, luego claro que en el mundo de los sentidos físicos la mente es el gobernador implacable que todo lo puede.
   Pero no nos equivoquemos, la mente y los pensamientos derivados de la mísma no son reales, ya que en esencia lo único que existe es nuestro espíritu. ¡Nada más!. No perdamos el tiempo practicando absurdos ejercicios mentales que nos alejen cada día un poco más de nuestra auténtica naturaleza. Meditemos en la contemplación de nuestro espíritu imperecedero.

  • CORRESPONDENCIA.
   Este principio establece, como hemos visto en otros artículos, que como es "arriba" es "abajo" y como es "abajo" es "arriba". Esto quiere decir, que existe una correlación en los distintos planos energéticos en los que se manifieste el ser. Sabemos que contamos con distintos grados de sutilidad en nuestro ser, y que todos están íntimamente interconectados a través de nuestros vórtices de energía o chakras.

  • VIBRACIÓN.
   En este caso, y como ya sabemos, todo es energía, todo vibra, absolutamente todo en la Creación vibra, nada permanece inmóvil o estático. Cierto es que (ver artículo) existen distintos niveles vibratorios, y que se corresponden directamente con el grado de sutileza. De esta manera, las energías más elevadas contarán con mayor vibración y serán más extensas. Sin embargo, las energías más groseras, como ocurre en el plano físico tendrán un nivel vibratorio más exiguo, así como más contraídas.

  • RITMO.
   Este principio pone de manifiesto que todo fluye y refluye, que todo se mueve de izquierda a derecha y de derecha a izquierda, es decir, que todo se mueve como un péndulo, siendo el ritmo la compensación de este fluir y refluir.
   Pero desde luego que este principio sólo se puede establecer como válido en este plano físico, donde continuamente estamos sujetos a las energías de los canales izquierdo y derecho de nuestro sistema sutil como ya vimos en anteriores artículos. Luego este principio en absoluto es universal como nos hacen ver, ya que la Creación espiritual es un continuo fluir ajeno absolutamente al movimiento pendular de los extremos.
   Ya hemos visto como escapar a las energías de los extremos estableciendo la conexión con el Creador a través del canal medio. Sendero que nos enseñó Buda hace 2.500 años. Y volvemos a lo mísmo, debemos meditar y elevar nuestra consciencia por encima de este plano terreno recorriendo el camino medio de la moderación.

  • POLARIDAD.
   Este principio establece la dualidad de la Creación, donde todo cuenta con dos polos o pares de opuestos. Sin embargo, los extremos se encuentran. Donde el más grande va de la mano del más pequeño.
   Todos contamos con la misma naturaleza espiritual "Yo Soy el que Soy" pero con distinto grado vibracional. De esta manera la Creación se establece como cíclica donde los extremos vibracionales se tocan para encontrarse. Esto es puro amor. Por ello, por más alejado que esté el espíritu y bajo sea su calado energético, más próximo estará por el otro extremo a la salvación y el reencuentro.

  • CAUSA Y EFECTO.
   Este principio ya lo hemos tratado cuando hablábamos del karma o deudas contraídas como resultado de nuestras acciones. Aquí se establece que toda causa tiene su efecto, y que todo efecto tiene su causa.
   De esta manera la casualidad desparece para mostrar la realidad de este principio, estableciéndose la causalidad de todo lo que acontece.
   Este principio si es universal,  y aplicable a todos los planos vibracionales. Sólo que con el ascenso espiritual que trasciende a la carne, causa y efecto se producen con otra sutileza, puesto que el karma derivado de las vivencias carnales ha quedado atrás.

  • GENERACIÓN.
   Aquí se establece el género de toda energía creada. Masculino y femenino a nivel físico, pero igualmente ocurre con energías más sutiles como ya hemos visto. Recordemos la energía kundalini, que despertando en nosotros nos reconforta como una Madre para conducirnos con amor por el camino medio que nos lleve al Padre. Y es aquí donde Padre y Madre se encuentran para darnos la iluminación espiritual.
   Esta es la verdadera esencia de este principio, y no el definir los sexos de hombre o mujer, puesto que en otros planos más elevados la sexualidad no existe. Por tanto pongamos la atención en lo que realmente es trascendente.

   Espero que esta revisión de los principios herméticos les sirva para entender un poco más el funcionamiento de la Creación, de la que formamos parte indivisible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Haz aquí tu comentario