martes, 31 de enero de 2012

LA REENCARNACION, COMO Y CUANDO SE PRODUCE.

   La Reencarnación es la vía que tiene todo espíritu para adquirir experiencias que le conduzcan a la evolución. Como toda la Creación se fundamenta en la justicia, así contamos con la reencarnación para tener la opción de saldar el karma contraído.

   ¿Cómo podría haber justicia en una sola existencia carnal?. Es casi imposible, por esta causa vemos injusticias a nuestro alrededor, pero si lo observáramos con una óptica más amplia en un marco de infinidad de existencias, seguramente entenderíamos que el sufrimiento de un espíritu en una determinada reencarnación se debe a que su karma contraído antaño necesita de estas experiencias para liberarse.

   Como ya hemos visto en otros artículos, nuestros guías espirituales antes de que se produzca una nueva reencarnación, estudian con nosotros la hoja de ruta a seguir. Son muchos los aspectos que entran en juego, pero fundamentalmente la hoja de ruta dispone la coincidencia de deudores y adeudados para saldar el karma contraído.

   Nuestros guías iluminados por la sabiduría y el entendimiento, son capaces de orquestar un marco perfecto donde interactuemos con otros espíritus encarnados para que se produzca el ansiado encuentro que nos libere. Aún así, que quede claro que siempre contaremos con libre albedrío para seguir la hoja de ruta o para alterarla a voluntad. Sin embargo, en la hoja de ruta queda también establecida una línea maestra, de la que difícilmente nos podamos abstraer. Se trata de los karmas ineludibles a los que nos hemos de someter sí o sí, previa aceptación por nuestra parte antes de que se produzca la reencarnación.

   Esta línea maestra no está sujeta a modificación alguna, puesto que en ella intervienen otros guías espirituales de otros espíritus a reencarnar a los que se les fija también la misma línea maestra. Esta línea es fundamental que se lleve a cabo, porque es la causa fundamental de nuestra encarnación. Es lo que se suele denominar como "misión", y puesto que la hemos aceptado previamente habremos de someternos a la consecución de la mísma.

   Nuestros guías conocedores de nuestras necesidades evolutivas, así como de nuestros condicionamientos kármikos, buscan el sitio adecuado para que se desarrolle la vida terrena. Esto no tiene por qué ocurrir en este planeta, ya que siempre quedan otras opciones a valorar. ¡Sí!, existe vida en otros planetas del Universo físico que cuentan con niveles vibratorios más o menos elevados según se plantee la necesidad.

   También buscan el momento idóneo para la reencarnación. Teniendo en cuenta que deben establecer coincidencias de localización y tiempo para que se produzcan las interacciones oportunas que desencadenen la oportunidad de saldar karmas. Como hemos visto, en caso de una línea maestra estaremos avocados a un desenlace previamente pactado y aceptado que no se podrá eludir.

   Puedo ponerles ejemplos que aclaren sus consciencias a este respecto. Pongamos por caso que un espíritu en una existencia sufre la muerte por manos de otro. Luego existe un karma contraído que ha de saldarse antes o después. Es entonces que nuestros guías establecen antes de reencarnar de acuerdo con los guías del otro actor, si es momento de saldar ese karma. Si así fuera, y hubiera un acuerdo tácito entre las partes implicadas, se establecería el momento y el lugar propicio para tal fin. Por otro lado, puede que se establezca por su imperativo para la evolución de ambas partes como línea maestra determinante en esa existencia concreta. Luego habremos reencarnado con esa misión "ineludible".

   Por eso muchas veces, la mayor parte de ustedes observa un desenlace de esta magnitud y se horroriza por el mísmo. Pero si dejáramos a un lado nuestros impulsos mentales a este respecto, veríamos que todo tiene un por que. Existe siempre una causa que fundamente ese efecto aparentemente incomprensible para nuestras mentes limitadas.

   ¿Cómo se produce la reencarnación?, ¿cuáles son los mecanismos que la fundamentan?, ¿en qué momento se hace efectiva?. Bien, para responder a estas preguntas, previamente demos por hecho que el estudio y análisis global de nuestros guías determina que por nuestras necesidades evolutivas hemos de reencarnar en un determinado tiempo y lugar. Tomamos entonces una madre eventual para esta existencia.

   Como espíritus que somos, esperamos el momento que se produzca la fertilización del óvulo, y en cuanto se genere el embrión, descendemos hasta él. Este proceso es muy doloroso para el espíritu, puesto que sufre una contracción energética importante, en mayor o menor medida según sea nuestro estado vibratorio.
Los primeros días el espíritu va tomando contacto con el embrión, y a medida que éste se va desarrollando el espíritu va ocupando su lugar.

   El proceso puede llevar de unos pocos minutos a varios días, pero nunca prolongándose más de una semana. Es entonces cuando el espíritu transfiere en su totalidad su energía sutil, que viene condicionada por su karma y por su naturaleza (carácter adquirido), junto a la hoja de ruta a cumplir.

   La forma que va adquiriendo el feto es el resultado de estas energías necesarias para desarrollar nuestro papel en esta reencarnación. El feto aún mantiene su consciencia espiritual mientras está sujeto al vientre materno. Estos 9 meses son fundamentales para que su energía sutil vaya dando forma a la carne y a la mente del individuo.

Kundalini
   Con el nacimiento, el nuevo individuo sufre ya definitivamente el dolor de la reencarnación, y queda sometido a la vivencia de la experiencia evolutiva. Sin embargo, el reencarnado mantiene hasta los siete años aproximadamente un contacto más o menos directo con la Realidad espiritual de la Creación. En estos primeros años el niño es capaz de percibir aún retazos de la Realidad porque su kundalini aún no se ha asentado a la altura del hueso sacro de la columna vertebral. Y como un fuego serpentino colea por el canal medio hasta las alturas del séptimo chakra, que se encuentra por encima de nuestras cabezas.

   Esta energía Madre de la Creación nos mantiene aún en conexión directa con la Realidad espiritual, amándonos y protegiéndonos para que el proceso no se desvirtúe de lo pactado. Alrededor del séptimo año  la energía kundalini desciende totalmente a lo largo del canal medio quedando enrollada en estado latente a la altura del hueso sacro (hueso sagrado). En este momento perdemos la conexión con la Realidad y pasamos a los brazos de la mente.

   Esto coincide con la solidificación del hueso de la fontanela en la cabeza del niño. Se suele decir que el niño ya es consciente, pero la Realidad apunta a una pérdida de Consciencia casi absoluta, pero necesaria para poder vivir el papel que traemos preparado por nuestros guías.

   Ahí queda la kundalini recogida en estado latente y esperando que le prestemos atención a través de la meditación para que con su despertar el fuego serpentino de nuestra Madre ascienda procurando nuestro despertar espiritual. Este será el camino de reconocimiento definitivo de lo que somos. Que nos conducirá al encuentro de nuestro Padre.

   Hemos de abrir nuestro corazón para percibir la Creación como un conjunto ilimitado de interacciones entre infinidad de espíritus donde la Justicia impera por encima de todo. No existe casualidad alguna, todo está perfectamente orquestado de manera "causal".


   


   

 

7 comentarios:

  1. muy interesante....la reencarnación siempre causa gran interés por la incapacidad que muchos tenemos para creer ciegamente en ella...

    ResponderEliminar
  2. Buenos días,
    Agradezco esta información para aportar luz a un mundo tan injusto en apariencia.
    Le planteo estas preguntas, por si cree que pueden despejar aún más el camino:
    1. Cuando dice que "siempre contaremos con libre albedrío para seguir la hoja de ruta o para alterarla a voluntad", y que "en caso de una línea maestra estaremos avocados a un desenlace previamente pactado y aceptado que no se podrá eludir" ¿Ello quiere decir que primero se pacta la línea maestra y luego, en otra fase posterior, se decide que seguir o no, dentro de esta línea maestra?

    2. Usted indica que "se trata de los karmas ineludibles a los que nos hemos de someter sí o sí, previa aceptación por nuestra parte antes de que se produzca la reencarnación" ¿Dentro de este contexto, que significa la palabra "aceptación"? No será el mismo caso para aquellos que acepten todo desde un principio, los cuales son aparentemente pocos, tal como vemos en este plano terrenal respecto a la situación de los que adoptan una actitud de rechazo hacia algo que consideran un castigo que quieren eludir (al igual que en esta vida tratarían de eludir la carcel, en su caso), están inconscientes o indiferentes ¿Es sólo cuestión de tiempo y cada espíritu cuenta con su propio y particular proceso de aceptación, o bien una mayor tardanza en aceptar conlleva mayor karma u otros efectos para esta persona o para terceros?

    3. Dada la habitual actitud a eludir actos considerados bien como castigos o bien como injusticias en la vida terrena, ello parece indicador de que las personas, aún cuando hubiesen aceptado plenamente su karma antes de encarnarse, junto con el olvido de lo pactado en otro plano, viene la incomprensión, la no aceptación, el sentimiento de injusticia, y la actitud de tratar de evadirse de muchas cosas ¿Ello quiere decir que a pesar del proceso de aceptación en otro plano, cuando llegamos a esta vida es como si partiéramos de nuevo de cero en dicho proceso?

    4. Si en esta vida carnal cometemos cualquier acción que a la otra persona no le gusta, es una incognita que no se resolverá hasta que no abandonemos este mundo, si de lo que se trataba era de si estábamos saldando una deuda (porque el que recibe nos perjudicó en otra vida), o si estábamos generando nuevo karma (porque la persona a quien se daña nunca nos había perjudicado, y siendo un error grave, nunca lo había cometido con ninguna otra persona). En este contexto ¿Cómo se puede comprender que si respondo a alquien por algo que me ha hecho en esta misma vida con la misma moneda, ello es incomprensión, cuando no odio y resentimiento,e incluso puedo estar generando karma, y se supone que debo obrar de otra manera? ¿Y en cambio, si sucede lo mismo con la única diferencia de que el otro me perjudicó en otra vida, lo que pasa es que se está saldando una deuda? ¿Si uno se arrepiente o trata de enmendar lo hecho, aunque sea con terceros (porque con el perjudicado no resulta factible) en esta vida de algo que ha hecho en la misma, que consecuencias tiene para sí mismo y para terceros, si lo que hizo en un principio era saldar una deuda? ¿Y si no estaba saldando una deuda?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas noches,
      Entiendo sus dudas al respecto, y voy a intentar despejarlas en la medida de lo posible mentalmente, que es como veo que plantea las distintas disyuntivas.
      Bien, tenga presente que todo espíritu que encarna pierde el recuerdo de los pactos previos que ha contraído para esta recien estrenada existencia carnal, ya que si así no fuera, no quedaría sometido al rigor de la prueba, o lo que es lo mismo, jugaría con ventaja.
      Por esto, todos los espíritus desencarnados que tienen karmas pendientes de saldar, reencarnan con una hoja de ruta, es decir, con una vida, condicionamientos vitales, enfermedades a sufrir, interacciones a experimentar, etc, y sin embargo, esta hoja de ruta es factible de ser modificada en un momento dado, puesto que el "actor" goza de libertad para ello.
      Sin embargo, existe una línea maestra, que esa sí que no podrá modificar, puesto que en ella participan otros "actores", y es el motivo principal de la existencia carnal.
      En cuanto a la aceptación de una hoja de ruta o línea maestra por parte del espíritu a reencarnar, le diré que el trabajo de establecerlas recae fundamentalmente en los guías de cada espíritu en cuestión, y de ellos depende que las tomemos como necesarias para nuestro proceso evolutivo.
      Nadie reencarna sin aceptar, no se produce una obligatoriedad hasta que el sujeto esté dispuesto y preparado para tal fin. De hecho existen multitud de espíritus desencarnados que vagan entorpecidos u oscurecidos en algunos casos, por no aceptar la Realidad. Pero antes o después recapacitarán y aceptarán lo ineludible de la situación, pues la tendencia energética natural apunta siempre a la evolución del conjunto.
      En cuanto a interpretar las distintas acciones-reacciones que se producen con el fin de entender si están justificadas como saldo de deudas o como nuevas generadas, le diré que esto no es posible a nivel mental. No se equivoque, la interpretación de la Creación espiritual no es concebible, y mucho menos susceptible de ser interpretada por una mente limitada. Sólo a través de la percepción espiritual resultante de una práctica contemplativa sostenida en el tiempo le aventurará a tal fin. Además, el espíritu que salda una deuda y se libra de la carga gana en libertad, y de una manera u otra es perceptible en sí misma.
      Saludos.

      Eliminar
  3. Buenos días,

    Este comentario es igual al que acabo de enviar, sólo he añadido el párrafo de "
    Usted indica que "todo espíritu que encarna"", casi al final. Por favor, tener en cuenta éste, y no el anterior, que no estoy seguro si lo llegó a recibir.

    Como respuesta a su comentario del 3 de mayo de 2012 23:25,quisiera matizar algo más, de nuevo sólo si usted considera que ello supone algo positivo.

    Yo creía, como una manera de entender el mundo más justo, que los asesinos sólo se mataban entre ellos y así también con otros atropellos. Es decir, los asesinos se saldaban las deudas de esta vida y de vidas anteriores entre ellos mismos. De esta manera, sus víctimas podrían elegir una vida y un conocimiento al margen de esas vibraciones mucho más bajas, salvo que reaccionasen muy violentamente ante las agresiones, más allá de lo que consideramos defensa propia - en este caso me estoy refiriendo a actuaciones enmarcadas en el libre albedrío, ya sean acciones no meditadas o venganzas premeditadas -y siempre que no hubieran cometido anteriormente atropellos de similar envergadura.

    Usted mencionó "En cuanto a interpretar las distintas acciones-reacciones que se producen con el fin de entender si están justificadas como saldo de deudas o como nuevas generadas, le diré que esto no es posible a nivel mental". No obstante, la gente que mata o que realiza otras acciones que ocasionan mucho dolor, se sienten mal por lo que han hecho, y también hay que tener en cuenta que la manera en que se viva y se reaccione a la primera vez, puede generar adicción a este tipo de acciones, dando lugar a mayores perjuicios, ya sean a los mismos con los que ya se había saldado la deuda, o con otras personas; también existen las personas que no tienen empatía, lo cual está asociado a psicopatías, normalmente necesitan ayuda para superar su estado, y entidendo que la ausencia de empatía está presente en todos los casos de comisión repetida de errores muy perjudiciales, y en buena parte de los que se cometen por primera vez.

    Teniendo en cuenta todo lo anterior ¿Cómo considerar justo que una persona tenga que entrar en el juego de su agresor, cuando sería posible que todos los agresores interactuasen entre sí como un grupo cerrado para saldar lo que tuvieran pendiente? Me estoy refirendo a que por entrar en este juego, vivirá más apenado, tendrá que recurrir a ayudas o se sentirá desamparado si no las obtiene, y siempre con un mayor o menor riesgo de caer en psicopatias ¿Entonces, cuando dice que el perdón es una vía para ascender, se refiere a las víctimas que ya se han liberado de todos los pensamientos y sentimientos negativos (venganza, victimismo, pena, etc) y de esta manera avanzarían liberándose de todos estos problemas, y de esta manera la deuda la saldaría otra persona?

    Usted indica que "todo espíritu que encarna pierde el recuerdo de los pactos previos que ha contraído para esta recien estrenada existencia carnal, ya que si así no fuera, no quedaría sometido al rigor de la prueba, o lo que es lo mismo, jugaría con ventaja" ¿Qué ocurre con las personas que hacen regresiones por terapia u otros motivos? ¿Qué consecuencias tiene para el paciente, el terapeuta y todas las personas implicadas en la hisoria que se revive?

    Lo que pretendo es dejar lo más nítida posible la naturaleza de sentimientos y pensamientos asociados a estas acciones y sus consecuencias.

    Muchas gracias por su colaboración desinteresada,
    Saludos,

    ResponderEliminar
  4. se puede saber i alguna persona reencarno en nuestros hijos y saber mas o menos cuanto tiempo despues de la muerte se producira la reencarnacion ademas esta se produce en el mismo momento de la aparicion del embrion o podria ser mas adelante?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos,
      Tengamos en primer lugar presente que todos somos hermanos de espíritu, luego que importancia cabría si en esta encarnación toma el papel de nuestro hijo o primo o amigo?. Esto sólo es para cubrir la curiosidad de la mente, sin embargo, para el espíritu nada hay que le distinga del resto de sus hermanos mas que el estatus evolutivo en el que se encuentre.
      Todas nuestras encarnaciones tienen un fin evolutivo, así como la de aquellos que interaccionan con nosotros para así ir saldando karmas que nos impulsen a seguir progresando.
      El tiempo que transcurre desde la muerte carnal y posible posterior reencarnación depende de muchos factores y actores, luego es imposible saber como y cuando se producirá. Esto es algo que compete a nuestros guías, a nosotros y al resto de hermanos con los que debamos saldar karmas.

      Eliminar
  5. "Otros planos existen lejos del alcance de los caminos y sentidos normales
    Pero no son menos reales de lo que podamos ver, sentir o tocar.
    Negado por la ciega Iglesia
    Porque estas no son las palabras de "Dios"
    El mismo "Dios" que prende fuego la sabiduría".

    Conocimiento perdido - Burzum.

    ResponderEliminar

Haz aquí tu comentario