viernes, 20 de enero de 2012

TECNICAS DE LIMPIEZA ESPIRITUAL Y ENERGÉTICA - LIMPIEZA DEL HOGAR, COMERCIO, OFICINA, VEHÍCULOS...

   Como continuación del capítulo anterior donde profundizábamos sobre las distintas interacciones que se producen  en La Creación, la pregunta que se plantea es ¿cómo puedo limpiar de energética y espiritualmente mi casa, mi coche, mi empresa...  y, sobre todo a mí mismo?.
   Bien, empecemos por lo realmente relevante, que es nuestro ser. Para ello veremos distintas técnicas que nos conducirán a un equilibrio vibracional necesario para nuestra salud. 
   Tengamos presente que los trabajadores de la Luz cuentan con una serie de herramientas con las que fortalecer y apuntalar el trabajo espiritual y energético que desarrollan sobre cualquier individuo afectado por un foco de bajo calado vibracional. Me refiero claro está a afectaciones por seres entorpecidos y/o demonios.
   En esos casos emplearíamos lo siguiente:
  • Realizaremos una mezcla con 3 colonias, entre las que se debe encontrar la de lavanda y otras 2 colonias de hierbas diferentes y un poco de agua bendita (les mostraré luego como se prepara este agua). Pondremos la mezcla resultante en un spray y nos rociaremos todo el cuerpo. También inhalaremos esta mezcla profundamente en varias ocasiones. Sabremos lo cargados que estamos (afectados por algo negativo)  cuando al inhalar sintamos rechazo o incluso dolor en nuestras cabezas. En estos casos seguiremos inhalando hasta que se disuelva la carga oscura.
  • En casos de afectación más importante, realizaremos una infusión con 3 componentes, que serían romero verde, laurel y eucalipto blanco. Para esto tomamos una cacerola y añadimos 3 litros de agua, introducimos las hierbas y las ponemos al fuego hasta que hierba. Posteriormente la dejamos reposar y colamos las hierbas. Con la infusión resultante, y después de habernos bañado. Nos la echaremos por encima, desde la cabeza para que corra hasta los pies. Luego nos secaremos la cabeza y dejaremos que el cuerpo se seque sólo (podemos taparnos para no resfriarnos). Tomaremos uno o más baños según la gravedad de la afectación (siempre en cantidades impares, es decir, 1,3,5, o 7 días consecutivos). Este tratamiento está indicado especialmente para afectaciones demoníacas, aunque es válido en cualquier caso.
  • Una vez al año se puede hacer una limpieza más profunda. Para ello necesitaremos siete limones y siete pimientas verdes o guindillas, un recipiente de barro con tapa y 1/4 litro de agua bendita (veremos luego como prepararla). Procederemos haciendo dos pequeños cortes a lo largo y a lo ancho (en forma de cruz) de limones y pimientas. Luego los depositamos en el recipiente de barro y echamos el agua bendita por encima. Tapamos el recipiente y lo ponemos debajo de nuestra cama a la altura de nuestra cabeza. Sólo por las noches destaparemos el recipiente para que absorba las energías de nuestros canales energéticos (guindillas canal derecho y limones canal izquierdo). Luego por la mañana taparemos de nuevo el recipiente. Así durante siete días. El último día por la mañana tomaremos el recipiente y sacaremos todo de su interior depositándolo en una bolsa (importante es que no miremos fijamente al interior del recipiente durante esta operación), y lanzaremos el contenido de la misma al mar.
Incienso crudo
  • El incienso es un elemento importante porque su fragancia propicia el establecimiento de una atmósfera óptima para la meditación. Mejor siempre utilizar el incienso crudo si tenemos la posibilidad de obtenerlo, y en este caso necesitaremos un incensario y unos carboncillos para quemarlo. 
   Sigamos estas pautas siempre desde el convencimiento y la fe de que nos van a ser efectivas para alcanzar ese equilibrio energético necesario para poder elevar nuestra consciencia a través de la meditación y la oración (de la que hablaremos en el próximo artículo). Pero sobre todo, para continuar con nuestras vidas sin interferencias energéticas que nos perturben. 
   Debemos tener en cuenta que por lo común los seres entorpecidos, y especialmente los demonios no toleran el aroma del incienso o la fragancia de las colonias. Como se hallan sumidos en la oscuridad y en el error suelen acudir a lugares donde predominen olores pestilentes y desagradables. Por tanto, es importante que utilicemos a diario estas herramientas tan necesarias.
  •    Preparación del agua bendita.
   Cuando hablo de agua bendita, no me refiero a la que podemos obtener de cualquier iglesia o templo religioso. ¡No!. Este agua debe ser bendecida por un trabajador de la luz, o en su defecto por nosotros mismos. ¡Sí, han oído bien!. Nosotros podemos bendecirla, recordemos anteriores artículos donde hablamos del poder de la palabra. Si contamos con la fe suficiente, agrandaremos el poder de nuestras palabras para bendecir o decir bien a ésta.
    Por tanto, para ello tomaremos este agua y pondremos las palmas de nuestras manos hacia la mísma, al tiempo que pedimos humildemente al Creador que la bendiga..."Padre bendice este agua". Luego apelamos a nuestra propia divinidad, ya que hemos sido creados a imagen y semejanza de nuestro Padre (como ya hemos visto) y diremos..."Yo te bendigo porque Yo Soy el que Soy".
   Es importante bendecir el agua después de una meditación, tras la que nuestro estado vibracional se presente como óptimo para tal fin. No dudemos de nuestra Realidad espiritual, porque somos espíritus y debemos apelar a esta Realidad sin temor alguno.
   En el caso de que exista una afectación energética (hablamos de las vibraciones emitidas por otras entidades espirituales o negatividad del lugar) en nuestro hogar, o comercio, u oficina o cualquier recinto, entonces debemos actuar de esta manera:
  • Rociaremos con un spray la mezcla de colonias y agua bendita que vimos anteriormente, recorriendo todas las estancias de la casa, incluso el interior de armarios y cajones. Procurar no dejar ningún espacio sin rociar. En el caso de los coches, igualmente rociarlo por completo, incluso motor y maletero. Con esto ahuyentaremos a todas las entidades espirituales que contaminen con su presencia.
  • Preparamos agua hirviendo con la cantidad que lleve el cubo de fregar, luego introducimos en la mísma 9 hojas de laurel y dejamos que se prepare la infusión. Posteriormente colamos el agua y la echamos en el cubo. Le añadimos un poco de amoniaco y colonia de lavanda o hierbas. Procedemos entonces a fregar toda la casa (oficina, comercio, recinto, etc.) de dentro hacia afuera, terminando en la puerta de entrada. Al terminar arrojamos el agua fuera de la casa (esto es importante).
   Tengamos el más absoluto convencimiento de que el resultado traerá el equilibrio a nuestras vidas. Les aseguro que tales acciones funcionan siempre, en mayor o menor medida según la fe que pongamos en ello.
   No pierdan más el tiempo y si se encuentran en una situación de afectación donde el ambiente se manifieste enrarecido y todo parezca ir mal, donde nuestro vehículo se averíe constantemente sin causa alguna que lo justifique, no lo duden, pónganse a ello y hagan la prueba, porque les aseguro que no se van a arrepentir. Además, ¿qué van a perder que no hayan perdido ya?
   
   
   
   

2 comentarios:

  1. MUY UTIL ESTE ARTICULO, MUCHAS VECES NOS PREGUNTAMOS COMO MANTENER NUESTRO HOGAR EQUILIBRADO Y LIBRE DE MALAS INFLUENCIAS,Y AQUI HE ENCONTRADO LAS RESPUESTAS...ENHORABUENA

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante el artículo aun que no tenga nada que ver con el sector de la limpieza de oficinas. Gracias

    ResponderEliminar

Haz aquí tu comentario