jueves, 25 de julio de 2013

Respuestas de un Maestro Ascendido

   


Aquí les dejo distintas cuestiones planteadas y respuestas por un Maestro fruto de una canalización espiritual..



¿Cómo podemos encontrar aquello que buscamos?

   Debe usted diferenciar entre búsqueda y encuentro, pues no todo el que busca encuentra, ni todo el que encuentra es fruto de una búsqueda. Para encontrar debe cesar la búsqueda, esto obedece a una premisa certera del espíritu, y no es otra que, las grandes fortalezas vibratorias se asientan sobre cimientos de silencio y mansedumbre.

¿Qué debemos hacer entonces para seguir el camino, hermano?

   Hacer nada. Objetivar nada. Lo correcto es dejar que todo siga su curso natural, comportándonos como parte de un Todo que se mueve de aquí a allá con absoluta libertad y rotundidad. Déjese llevar sin ofrecer resistencias mentales, emocionales o físicas.

 ¿Cuál es el propósito de la vida en este planeta?

   Preguntarse el propósito de la vida carnal es signo aún de sometimiento mental. La curiosidad es fruto inequívoco de una mente pertrechada y manifiesta. El propósito de todo cuanto acontece es el de evolucionar, progresar, crecer y, para esto, nada hay que pensar o elucubrar. Todo está dispuesto mucho antes que toméis carne para perder conciencia de la Realidad.

¿Pero estamos aquí con un propósito o es fruto de la casualidad?

   Propósitos que deban ser desvelados como fruto de la curiosidad mental, como ya he dicho, rotundamente no. Casualidades no existen como tales, todo obedece a un movimiento previo que produce otros tantos por asociación. Acciones pasadas producen reacciones presentes, este es el propósito vibratorio de toda reencarnación, restablecer el equilibrio.

¿Usted hermano, cómo sabe lo que sabe? ¿Cómo está seguro de lo que dice?.

   La duda sólo se plantea en espíritus sometidos al rigor de la razón mental, sin embargo, una vez superado este escabroso escollo, primero nos sobreviene la ausencia de pensamientos y, más adelante, ausencia de dudas. Estos son eslabones de una cadena de crecimiento espiritual semejante en todos los seres de la Creación. Luego si no hay mente, se establece la paz necesaria para que la Sabiduría brote por sí misma. No se puede retener el caudal de un río con piedras cuando éste es alimentado por abundantes lluvias, donde el río representa el Camino; el caudal, el crecimiento; las piedras, la mente; y las lluvias, el Todo vibratorio.

¿Debemos seguir a otros guías o maestros? ¿Cómo reconocer el verdadero maestro?

   Ya dije que hasta que no se asiente el silencio y la mansedumbre, no se podrá observar desde el conocimiento derivado de un despertar de consciencia a la Realidad. Si usted intenta analizar comportamientos, errará más que acertar. Aún así, un Maestro no reclama para sí fruto alguno por actos que le son revelados no para ser confinados sino para dar paso irrefutable. Un Maestro da paso para que otros tomen de sí lo que de otras esferas sobreviene. 

¿Quiere decir que los maestros de verdad no dicen que lo son?

   La autocomplacencia glorifica la mente, un Maestro glorifica la Verdad y la Vida mostrando el Camino a aquellos que lo han perdido. Un Maestro da sin esperar bien por bien. ¿Qué merito buscaría un Maestro en un mundo que le es ajeno por haber sido trascendido?.

Ahora entiendo, el maestro no necesita méritos de este mundo porque ya no es de este mundo, ¿verdad?

   Esa es la conclusión, pero lo importante no es la misma, sino el Camino que la recorre hasta llegar a ella. Este es el misterio a desvelar por usted y otros espíritus encarnados en medio de un río con un caudal creciente pero que permanece estanco por una represa de las aguas. Someter la mente ante la contemplación mansa y serena aclarará el Camino.




1 comentario:

  1. QUERIDO HERMANO...QUIRES DECIR QUE VENIMOS YA CON UN PLAN DE ALMA MARCADO Y QUE SOLO HAY QUE FLUIR????

    ResponderEliminar

Haz aquí tu comentario